1 nov. 2013

Artículo: “Los cerdos japoneses no dicen ‘oink’”


Nos engañó la maestra. Ni todos los pajaritos dicen pío pío ni los perros guau ni los gatos miau ni los patitos viajeros pueden entenderse a base de cua cuas cuando salen a conocer mundo. Resulta que los animales hablan idiomas. Al menos, nosotros los humanoides, hemos hecho que los hablen.

Las onomatopeyas, esas formas lingüísticas que imitan o recrean el sonido de algo en el vocablo que se forma para significarlo, son un recurso que todas las lenguas utilizan para crear palabras. En idiomas como el japonés, por ejemplo, existen tantas que incluso términos tan simples como ‘caminar’ se pueden expresar hasta de 17 formas distintas, permitiendo diferenciar así desde los pasos de un bebé al andar acelerado de un adulto, pasando por el lacónico arrastramiento de pies en el piso del desconsolado.

Fuente / Leer más:


No hay comentarios:

Publicar un comentario